Tertulia de Reconciliación No 1 de 2017

Tema : Respuestas de las cartas a los guerrilleros de las FARC.

Invitada: Juana Oberlaender

22 de Febrero

Juana Oberlaender, promotora con otros miembros de la Fundación Enlaza, de la iniciativa Una Carta para la Paz, nos acompañó para realizar la lectura de algunas de las respuestas de los guerrilleros de las FARC a las cartas enviadas por ciudadanos colombianos luego del plebiscito del 2 de octubre de 2016, y conversar acerca de los significados y posibilidades de esta experiencia.

14680511_10154666533786180_3719602285747806253_n

Foto: Fundación Enlaza (Una Carta para la Paz)

La iniciativa Una Carta para la Paz

La propuesta surgió cuando después del resultado del plebiscito se sintió el deseo de enviar mensajes de apoyo o solidaridad a los guerrilleros que se encontraban a la espera del inicio del proceso de desmovilización, aún en sus campamentos insurgentes. En respuesta a esta convocatoria de la Fundación Enlaza, que fue apoyada por Rodeemos el Diálogo, se recibieron alrededor de trescientos cincuenta mensajes en los primeros quince días, y al final se hicieron llegar a los campamentos cerca de 600 cartas que se obtuvieron a lo largo de tres meses.

Se puede ver la diferencia entre las primeras, que contenían mensajes más emotivos, y las posteriores, cuando hubo espacio para una decantación de los sentimientos colectivos y se dio paso a una reflexión más profunda. Algunos mencionaban cómo justo después del plebiscito hubo una sensación de lograr “sentir en colectivo”, un sentimiento abstracto que, según un participante de la tertulia, nunca había logrado experimentar en su vida como ciudadano colombiano (era uno de los participantes más jóvenes).

Varias de las cartas contenían reflexiones desde el sentimiento de construcción colectiva posterior a los resultados del 2 de octubre, algunas otras tenían la intención de “dar ánimos” a quienes se desmovilizarían pronto, mientras que varias fueron también un ejercicio de catarsis.

Las respuestas de los guerrilleros

Las respuestas que se han recibido corresponden específicamente a las cartas enviadas al campamento de Ituango, en Antioquia. De otros grupos de cartas enviadas a otros campamentos, como en los llanos del Yarí, aún se espera recibir respuestas.

En total se obtuvieron 81 respuestas, lo cual fue una sorpresa para la Fundación Enlaza, e indicó que los guerrilleros efectivamente comprendieron la importancia del ejercicio de interlocución. Fue interesante para los participantes de la tertulia tener la oportunidad de hacer una lectura entre líneas de los mensajes, y lo que sugirió todo este ejercicio.

Juana nos relata que todas las cartas enviadas, así como las respuestas recibidas, tuvieron en general un tono amable; ninguna contenía insultos, más bien intentaban de alguna manera ponerse en los zapatos de la contraparte, o al menos explicar las posiciones de cada cual, incluso siendo todas respetuosas y de alguna manera amorosas; ello a pesar del contenido político de algunas de las cartas y de que en algunas se manifestaban opiniones divergentes de las del otro.

Algunos de las participantes de la tertulia mencionaban la connotación que tiene la escritura de una carta, diferente a otros medios contemporáneos más inmediatos como el Twitter o el chat, ya que la carta, más si es escrita de puño y letra, permite tener una reflexión más profunda.

Las misivas en general buscaban expresar mensajes de esperanza a personas que se sintieron abandonadas, y les pedían compromiso para mantenerse firmes en el proceso. Ello nos permitió preguntarnos cómo los intercambios entre estas personas desconocidas se conectan a través de la afectividad, y reflexionar sobre cómo se acercan a nosotros también en el nivel emocional. Evidenciaron una interacción que en el futuro se desarrollará de forma cotidiana en el ámbito público entre personas de pensamientos políticos divergentes, incluso contrapuestos, pero que posibilitará un diálogo no violento entre los colombianos.

Los escritores de las cartas, de las dos partes, fueron de diferentes perfiles, edades e intereses, reflejando así el componente individual de la correspondencia.

Algunos retos identificados

  • Cómo lograr mantener viva la correspondencia entre los ciudadanos y los guerrilleros en proceso de desmovilización.
  • Cómo fortalecer el músculo de discusión no violenta, que a su vez alimente el proceso de post-conflicto y una paz positiva.
  • Cómo lograr a través de acciones colectivas e individuales, o individuales que se vuelven colectivas como es el caso de las cartas, rodear el actual momento que sigue siendo muy frágil.

Conclusiones

  • Estos intercambios evidencian que la base de la construcción de un nuevo país se fundamenta en el respeto de la no violencia, sin armas que intermedien entre las personas y sus diferentes puntos de vista.
  • El sentido identitario como componente de la construcción individual es muy fuerte, y en las cartas se percibió también la necesidad de justificación de los puntos de vista desde cada lado; desde cada realidad.
  • Los diálogos permiten el reconocimiento humano; hubo un cuidado por el otro en la escritura, lectura y respuesta de las cartas, fundamentado en el respeto.
  • Se evidencia la necesidad de leernos y estudiarnos los unos a los otros, desde la memoria histórica y escuchándonos; sería muy interesante que esa memoria se fuera leyendo durante el proceso, tanto en las zonas veredales a través de bibliotecas, pero también en los pueblos y las ciudades: en especial, leerla nosotros para entenderlos a ellos.
  • Los guerrilleros en proceso de desmovilización demostraron a través de algunas de sus cartas la claridad que tienen frente a su reincorporación a la vida civil desde el ámbito de lucha política. Este entendimiento tal vez se aleja de la vida cotidiana de nosotros en las ciudades.
  • Este intercambio permitió per se la interacción entre diferentes lugares desde donde se vive Colombia; incluso podrían percibirse dos Colombias distintas.
  • Se debería dar importancia a la sistematización y publicación en la medida de lo posible de estos intercambios ya que, constituyen documentos muy interesantes desde el punto de vista de la construcción de la memoria histórica.
  • Sería ideal que la correspondencia pudiera continuar, y que ahora las 81 personas que recibieron respuesta, puedan volver a responder a los guerrilleros que les han contestado.

Puedes leer las cartas en Una Carta para la Paz. Este es el video de nuestra tertulia:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s